Coquimbo virtual
www.geovirtual2.cl

Región de Coquimbo, Chile: Registros históricos

Texto Francisco Marcial Aracena: Tamaya

Museo Virtual, Chile
W. Griem, 2018
300 px carta tamaya

 Literatura: Texto de Aracena - Minas de Tamaya

español / deutsch

Texto Francisco Marcial Aracena: La industria del cobre en Atacama y Coquimbo (1884):

Capitulo XII
Tamaya (Nota 1)



De la Serena a Ovalle.—Perspectivas del camino.—La zorra mirando las uvas y el suplicio de Túndalo.—La ciudad de Ovalle.—"Tamaya" y su situación.— Altura mas culminante del cerro.—Su descubrimiento.—Las minas modernas del mineral.—Población y "placillas del Oro y de San José."—Su formación geognóstica.—Las vetas y la poca flexibilidad de éstas.—Minas mas importantes del mineral y minas mas secundarias.—El "Sauce" y el célebre socavón "Lecaros."—El "Pique" y el "Rosario."—"San José."—La "Dichosa" y las "Guías."—Ferrocarril de Tongoi y el establecimiento de la "Compañía Chilena de Fundiciones."



I

Tenemos en los puntos de nuestra pluma a un centro minero, no solo de un gran renombre en nuestro país, sino que este se ha acrecentado mucho mas en el extranjero por su vasta producción de cobre, hasta llegar a hacerse proverbial.

Tamaya, famosísimo ahora treinta años atrás, hoy arrastra una existencia precaria y raquítica si se quiere. La enorme hondura de la mayor parte de sus principales pertenencias, llegando una a cerca de 700 metros verticales, ha podido influir considerablemente en su lamentable estagnamiento, pudiéndose operar solo en algunas una reacción favorable después de pasados los grandes broceos consiguientes a una hondura tan relativamente enorme, donde ya estos se van manifestando mas constantes y prolongados, y la extracción de los productos mas costosa y siempre expuesta a continuos entorpecimientos.

[...]
[Ovalle .. ahí el texto]
[...]

III.

El mineral de Tamaya está situado a unos 20 kilómetros al noreste de la ciudad de Ovalle, departamento de este nombre. Un ferrocarril lo pone en comunicación con el puerto de Tongoi, que queda a poco mas de 60 kilómetros.
La altura mas elevada del cerro de Tamaya es de unos 1,200 metros próximamente, considerándose el morro de San José el punto mas culminante. Todo el cerro es de una gradiente bastante pronunciada, i sobretodo mui escabroso. Un camino carretero, desde su base llega hasta casi todas las principales minas, teniendo que formar a cada paso grandes curvas por la gran pendiente del cerro a que ya hemos aludido.

De su descubrimiento mui pocas son las noticias que pueden obtenerse. Al comienzo del presente siglo se trabajaban algunas de sus minas casi mui superficialmente, y solo en la región de los metales de color propiamente dicho, pues en aquellos años no se tenían nociones fijas para poder beneficiar el bronce, la principal producción actual; y por el contrario, cuando se tocaba esta región, la mina era abandonada enteramente, pues nuestros mayores en tan supina ignorancia en esta materia, creían que la mina se había broceado o concluido.
La mina Arenillas, situada en la parte sureste del cerro, es la considerada como la mas antigua, como Pizarro, Campanil, etc.

Las minas mas modernas, y que a su vez han sido las mas ricas, solo han venido a explotarse ahora un medio siglo atrás. En esta categoría pueden contarse las minas Pique de la sucesión de don José T. Urmeneta; Rosario, dé los señores Lecaros; San José, del señor don Juan F. Rivas; Dichosa, del señor don Antonio Herreros M.; Guías, de los señores Valdivia, y un gran número de segundo orden, tanto en edad como en importancia real e intrínseca.

Pero mui bien puede considerarse como el verdadero apogeo de tan importante depósito cobrífero y de donde pudo haber ad­quirido el envidiable renombre de que aun goza tanto en el país como en el extranjero, solo desde 30 o 20 años a esta parte, después que todos sus trabajos fueron amoldándose gradualmente conforme a los adelantos modernos, y después que se pudieron implantar en la mayor parte de sus minas de mas auge las variadas maquinarias con que en el día cuenta.

El mineral de Tamaya ha podido contar con una población que no bajaría de 10 a 12,000 habitantes; pero en la actualidad solo podrá tener unos 6 o 7 mil, debido a la disminución de operarios casi en la mayor de sus minas, ocasionando la emigración consiguiente a otros centros mineros.


IV.

Cuenta con dos placillas o centro principal como hay en todos los minerales. La principal, con unas 500 casas y una población de 1,200 a 1,500 habitantes, y denominada el Oro, está situada en la falda oriental del cerro, y a los pies de las minas Rosario y Pique. La otra placilla es mucho mas reducida y de menos importancia que aquélla. Denominase San José, por pertenecer en su totalidad a esta misma, y estar situada en su parte oriental como la del Oro.


V.

La formación geognóstica del cerro es casi la misma de que está formado el mineral de la Higuera y una gran parte de los minerales de la provincia de Atacama como ya lo hemos visto.

Predominan por consiguiente las rocas verdaderamente graníticas tomando diversas denominaciones, según las composiciones de que se hayan formado. Figuran en primer lugar los feldespatos, que es la roca mas común, encontrándose en diversas combinaciones; la diorita, resultado de las rocas verdaderamente anfibólicas, o lo que se llama piedra azul, por tener este color y ser generalmente un tanto lisa y casi siempre de una dureza relativamente grande y el cuarzo o quijo propiamente dicho.

Como acontece en el mineral de la Higuera, en el que hoy nos preocupa, encuéntrense considerables depósitos de arcillas, las mas veces impuras, resultado de las lluvias que paulatinamente han ido arrastrando de las partes mas altas a las mas bajas los restos de los desmoronamientos consiguientes de las rocas que aparecen a la superficie, hasta formarse gruesas capas en los faldeos o en la base del cerro. La analogía que existe en este sentido con el mineral de la Higuera es mui semejante.



VI.

En Tamaya, aunque no en tan gran número como en el mineral de la Higuera, existen varias corridas de vetas; pero solo una de estas es la que ha dado la celebridad al mineral, por haber sido y continúa siendo la mas rica y mas abundante y en la cual se encuentran situadas las minas mas valiosas del mineral.

La corrida de nuestra referencia, que es compuesta de dos vetas que corren paralelamente en toda la extensión donde se encuen­tran las minas principales, y que a veces casi forman una sola tiene de rumbo o dirección norte a sur, con manteo a la parte occidental o inclinación de 48 a 50°. En su trayecto, estas dos vetas solo se desvían casi imperceptiblemente un poco en sus dos extremidades, con inclinación diversa en sus dos partes, que roas bien podría tenerse como una consecuencia lógica y consi­guiente de las ondulaciones o accidentes del cerro mismo. La veta que corre a la parte oriental denominase veta negra y la otra veta verde.

Un gran inconveniente presentan las vetas de Tamaya, y mui particularmente las vetas negra y verde. Nos referimos a su flexibilidad, poca consistencia en el cerro, siempre expuesto a los gran­des derrumbes o atierros, particularmente cuando en su composición entra una sustancia débil, blanda, resbaladiza, llamada con mucha propiedad jaboncillo, tanto por su color blanquecino, como por las apariencias que presenta. La veta verde es la que presenta mas a menudo la circunstancia de contener muchos lienzos de jaboncillo, no escaseando esta misma sustancia en su gemela la veta negra.

Para subsanar y obviar todas estas dificultades, ha sido preciso emplear casi en todas las minas cantidades fabulosas de maderas, existiendo algunas minas que tienen un capital invertido en su interior en este material.



VII

Las minas mas importantes se encuentran situadas en la corrida de estas dos vetas, como Las Animas, situada en su extremo sur, Campanil, Pizarro, Almagro, Pique, Chaleco, Rosario, San José, Dichosa, Guías, etc.

Como sucede siempre en todas las cosas que lo que tiene menos importancia es lo que mas abunda, así en Tamaya las vetas secundarias y de poco valor real son las mas abundantes. Esto no quiere decir sin embargo que del todo todas estas vetas carezcan de una importancia acentuada, y que en ese caso podrían llamarse vetas bobas, como dicen los mineros, cuando existe alguna veta que absolutamente no contenga hada de sustancias meramente meta­lizadas, o en mui poca cantidad.

Muchas de estas vetas secundarias o de segundo o tercer orden han sido tan ricas y valiosas como las dos principales; sin embargo, que mui rara es la pertenencia situada sobre estas vetas que haya adquirido la hondura conveniente para reconocerlas y estudiarlas en toda su plenitud.

Parece que en Tamaya todo el empuje que se ha dado a sus valiosas pertenencias, ha sido circunscrito a solo a las minas jefes del mineral, algunas cuyas pertenencias en el día alcanzan a una hondura extraordinaria, casi fabulosa.

De las minas mas importantes situadas sobre las corridas de las vetas secundarias podríamos citar la mina Arenillas en la parte suroeste del cerro y la Murciélago, en la noreste. La mina Mollacas, situada en la parte oriental del cerro, ha producido bronces morados de una ley de 66 y 68 por ciento, y está situada en una de las corridas secundarias.

Por lo general, la dirección de todas estas vetas es de norte a sur, como las principales, con inclinación o manteo al poniente.



VIII.

La manera de emprender los trabajos de explotación en Tamaya, por lo general es amoldándose a las exigencias del sistema moderno, es decir, de piques o frontones a uno y otro lado del primero, sistema, que como ya lo hemos observado en varias ocasiones, es el que se presta mas para la persecución de los trabajos, tanto por su comodidad como por su economía de tiempo y de dinero.

Todas las minas principales y las nuevas se trabajan de este modo. El antiguo sistema de chiflones confusos formando zig­zag a cada paso solo existe en las minas mas antiguas.

A nuestro entender, la mina mejor trabajada es la Rosario, y la mas aterrada y que se encuentra en las mas peores condiciones en la actualidad es la San José.



IX.

Como minas principales, comenzando siempre por la parte sur del mineral, nombraremos la mina Sauce, situada en la parte suroeste del cerro, ocupando una porción mas o menos considerable de terreno, como que ahí existe un magnífico establecimiento para lavar metales de este mismo nombre, o mas propiamente dicho el socavón Lecaros, que con otros mas, sea tal vez el de mas renombre en la América del sur, como trabajo minero.

El establecimiento del Sauce pertenece a la testamentaría del señor don José T. Urmeneta, junto con el socavón Lecaros y otras valiosas pertenencias que iremos nombrando.

Como hemos dicho, la obra mas valiosa y notable de esta parte de Tamaya, es el socavón Lecaros, con una extensión hacia el norte de mas de dos kilómetros, atravesando en su paso las minas Animas, Pizarro, Pique, Chaleco y otras mas.

El primer barretazo dado en este socavón fue hace 43 años cuando pertenecía a su dueño primitivo, don Ramón Lecaros; y desde ese entonces hasta el día, el golpe no desmaya en su persecución.

En la misma parte del cerro donde se encuentra esta grande obra, existen tres socavones mas, mas o menos de una extensión considerable, encontrándose dos mas arriba, denominados Venegas y Campanil, y uno en la parte mas baja llamado socavón Urmeneta. Los dos primeros tienen mas de 300 metros de largo y el Urmeneta como 400 estando situado como a unos 340 metros mas abajo del primero, o sea del socavón Venegas.

Todo el socavón está provisto de rieles cuya vía tiene un ancho de 75 centímetros, para la explotación de los minerales salidos de los diversos piques y frontones que existen en el interior. Los ca­rros que transitan por la línea pueden contener unos 15 quintales métricos de mineral, pudiendo un solo caballo tirar tres o cuatro.

En su interior existen dos máquinas a vapor servidas por un solo caldero.

La explotación mensual en la actualidad del socavón Lecaros, no pasará de unos 10,000 quintales métricos, consistiendo en bronces amarillos en su mayor parte, con una ley media de 20%

Los metales pobres explotados en este socavón son bajados al magnífico establecimiento del Sauce para su lavado. Aquí se verifica la chancadora, y los diversos compartimentos y separaciones de las colpas pequeñas o granzas para en seguida ser lavadas, las que después son numeradas según la ley que se obtenga una vez hecha la operación.

Las maquinarias empleadas en este establecimiento para verificar las diversas operaciones del lavado son las chancadoras sistema Blake, cilindros para reducir a partículas mas menudas la colpa chancada; máquinas de lavar de diversos sistemas; cilindros para distribuir o clasificar la clase de granza que se quiere lavar, y las máquinas a vapor que dan movimiento a todas las maquinarias en general. El agua es subida por cañerías de fierro de los estanques colocados a un nivel mas bajo del sitio ocupado por el conjunto de maquinarias.

Seria mui largo enumerar las diversas operaciones que se llevan a cabo para la realización del lavado, por lo cual creemos prudente no extendernos mas sobre el asunto.



X.

El Pique es otra de las minas de mas nombradla que merece párrafo aparte. Pertenece a la casa de Urmeneta, y en su totalidad se explota por el socavón Lecaros.

Sus trabajos son bien ordenados y simétricos, concretándose en su mayor parte a tres grandes piques denominados Toledo, Gampino y Cruz. Estos piques rematan en el socavón Lecaros, don­de dejan su explotación, con una hondura de 200 metros cada uno y estando los tres colocados sobre la veta.

Esta importante pertenencia cuenta con un socavón de 300 metros de longitud, llamado socavón Cuadros, y por donde se hizo la explotación de esta mina en tiempo de su verdadero apogeo.

El Pique fue extraordinariamente rico en bronces morados de 60 por ciento de ley; hoy día se encuentra mui de baja y solo explotado por pirquineros en su mayor parte.



XI.

Siguiendo siempre por la misma corrida, se encuentra la mina Rosario, propiedad de los señores Lecaros. En la actualidad puede decirse que es la mina de mas empuje en el mineral de Tamaya.

Sus alcances han sido casi siempre ricos, abundantes y duraderos.

Cuenta con un socavón de cerca de 300 metros de largo, donde se encuentra el pique de extracción. La hondura vertical de esta mina es de unos 630 a 650 metros, y produjo en abundancia en años atrás metales de color hasta una hondura de 200 metros, siguiendo después el morado, y en la actualidad el amarillo que es el que forma la mayor parte de su explotación, la que es de 3 a 4,000 quintales métricos de una ley media de 20 a 22 por ciento.

Como ya lo hemos dicho, esta mina es la mas bien trabajada del mineral y la que ofrece menos peligro a los operarios, debido a un sistema de pircas empleado en su interior, que hace ser el cerro mas firme y consistente que si fuese enmaderado.

Cuenta igualmente con un establecimiento para lavar metales, conteniendo chancadoras, cilindros y máquinas o ameros para lavar, todo movido por una gran máquina a vapor de 30 caballos de fuerza. En el interior existe otra máquina a vapor.

Sostiene como 500 operarios, y una numerosa planta de empleados. Su administrador es el inteligente ingeniero don Isaac Varas C.



XII.

Siguiendo siempre hacia el norte por la misma corrida se encuentra situada la mina San José, propiedad del señor don Juan F. Rivas.

Su pique de extracción, con una hondura de 450 metros, se encuentra en el interior de un socavón de 140 metros de longitud.

De los 450 metros de hondura, la máquina a vapor solo tira hasta una hondura de 370 metros mas o menos, continuándose la explotación en los 80 restantes con tornos de manos.

Es una pertenencia bastante bien trabajada, ajustados todos sus trabajos a las verdaderas reglas del arte; pero en el día se encuentra extremadamente rasgada.

La mina Rosario se encuentra internada en esta pertenencia, por la pertenencia Juana 2da, y se encuentra comunicada por tres puertas con la mina contigua hacia el norte, la Dichosa.

La explotación principal de esta mina consiste solo en los dis­frutes, o sacas abandonadas en tiempo de su verdadero apogeo- Sube a unos 3,000 quintales métricos por mes, con una ley media de 15 a 16 por ciento, consistiendo en su totalidad en bronces amarillos.

El número de operarios y pirquineros es de 200 aproximativamente, aparte de su planta de empleados.

En su exterior cuenta con un bien montado establecimiento de mecánica para lavar, como las otras minas que hemos visto. En el día atraviesa por una decadencia que podríamos llamar desastrosa.



XIII.

Al norte de esta pertenencia se encuentra la mina Dichosa, propiedad del señor don Antonio Herreros M. Su hondura vertical es de unos 400 metros, y la extracción se verifica por medio de una excelente máquina a vapor de 50 caballos de fuerza.

En su exterior está situado el establecimiento de lavado, con una chancadora Blake, dos o tres cilindros para moler y unas 20 máquinas lavadoras, las que son movidas por una máquina a vapor de fuerza de 25 caballos.

El socavón donde está el pique de extracción tiene 250 metros de longitud, todo enrielado y por donde trafican carros que pueden cargar 15 quintales métricos de mineral.

Su explotación consiste en bronces amarillos de una ley media de 25 a 26% con unos 100 operarios poco mas o menos.



XIV.

Sigue en importancia, por la misma corrida, una pertenencia de un halagüeño porvenir. La Guías de los señores Valdivia.

Esta importante pertenencia propiamente dicho no puede considerarse como formando parte de la corrida principal, sino como situada en un ramal de la misma corrida.

Su pique de extracción, de unos 280 metros de hondura, está situado en un socavón de 240 metros de longitud, cortando la veta a los 180 metros.

La extracción del mineral se verifica por medio de un malacate de sangre de cuatro caballos. Su explotación mensual es de unos 1,500 a 2,000 quintales métricos bronces amarillos de una ley media de 26 a 28%.

Estas son las pertenencias mas importantes del mineral del cual venimos hablando, podiendo seguir en importancia las minas Murciélago, Chaleco, Pizarro y muchas mas que seria largo enumerar.

La explotación se verifica en la mayor parte de las minas, ya por medio de operarios a sueldo, o por pirquineros o contratistas, que toman una parte determinada del laboreo con peones de su cuenta y riesgo. Los metales explotados por estos contratistas tienen que ser vendidos donde la casa venda sus metales, a precio fijado de antemano.

El ferrocarril de Tongoi hace el carguío de los minerales explo­tados en las diversas minas.


XV.

El puerto de Tongoi queda a 65 kilómetros al suroeste del mineral de Tamaya, al cual está unido por un ferrocarril. Este da remate en el mineral mencionado en la estación principal llamada San José por estar situada al pié de la mina de este nombre.

La línea del ferrocarril de Tongoi es de trocha angosta, siendo su claro de riel a riel de 1 metro 66 centímetros.

Por las grandes pendientes que tiene que subir, suele tener de gradientes en ciertas partes 1 metro en cada cincuenta, o lo que es lo mismo, 2 %; pero el término medio de su gradiente es un metro en cada 200, o lo que es lo mismo, 1/2%

El sistema adoptado para su equipo, tanto para las máquinas como para los carros de pasajeros y carga es mixto, inglés y yankee.

Las locomotoras de porte mediano, son adoptadas a las exigencias de la misma vía, tanto por sus rápidas gradientes como por sus curvas de corto radio.

Los carros de carga con capacidad para recibir 35 y 20 quintales métricos como mínimum pudiendo duplicarse este peso.

En el trayecto que recorre este ferrocarril tiene tres estaciones principales: Cerrillos, a 50 kilómetros al noroeste, el Sauce, a O kilómetros mas acá, o sean 59 kilómetros de Tongoi, y finalmente San José, en el remate de la línea en el centro del mineral de Tamaya. Existen además otras tres estaciones mas secundarias entre el Sauce y San José, denominada Recreo, Pique y Rosario, con la mira únicamente de ofrecer mas facilidades a estas pertenencias y a las que se encuentran en las inmediaciones.

La mina San José es la que cuenta con mas facilidades para el carguío de sus minerales valiéndose únicamente de un carro movido en un andarivel, con cuyo medio de acción se hace con toda celeridad el embarque de los metales.

Las demás minas por donde pasa el ferrocarril lo verifica en las mismas canchas que el ferrocarril posee en aquellos lugares.

El flete por quintal métrico que el ferrocarril cobra es el siguiente, según convenio renovado no hace mucho tiempo por la mayor parte de las minas de primer orden; desde el Sauce, 40 centavos de bajada y 50 de subida; de San José y demás estaciones 55 centavos de bajada y 60 de subida.

En la actualidad el ferrocarril de Tongoi no hace un negocio ni mediano siquiera. El tipo de sus acciones ha sufrido desde hace tiempo una notable depreciación, cotizándose en la actualidad a solo 34 o 35 %.

El establecimiento de fundición de cobre que existe en el puerto de Tongoi lleva el nombre de Sociedad Chilena de Fundiciones. Es un magnífico y hermoso establecimiento montado a la moderna con 9 hornos de fundición, sistema reverbero refor­mado, y 9 hornos de calcinas para quemar o calcinar bronces, todos servidos por dos chimeneas de 100 pies de altura cada una.

Una gran parte de los minerales explotados en Tamaya son entregados a este establecimiento, como igualmente y en no pe­queña cantidad de Panulcillo y otros centros mineros de las inmediaciones.
.-.


Notas:
Nota 1: Este capítulo fue publicado, tal como lo publicamos ahora, en El Estan­darte de Santiago el 30 de Junio del año próximo pasado, de manera que nuestras observaciones están basadas en el estado del mineral en aquel entonces.

Procedimiento:
El texto ha sido digitalizado (Scanjet HP G3110), convertido con OCR a ASCII, (ABBYY fine Reader versión 14) y el texto ha sido parcialmente adaptado a la ortografía actual.

Carta cerca de Tamaya
Carta de Santiago Marín Vicuña (1914): Sector entre Cerrillos y Ovalle con Tamaya y Panulcillo.

Región de Coquimbo

Historia de la Región de Coquimbo, Chile

Recorriendo Región Coquimbo
Historia Región Coquimbo

Viaje a Coquimbo (Kunz, 1890)
Descripción Coquimbo (Kunz, 1890)
Texto La Serena (Tornero)
Catedral de La Serena (Tornero)
Texto San Francisco (Tornero)
La Serena (Martin, 1909)
Martin, 1909: Tongoi
Terremoto Coquimbo (Gilliss, 1855)
Hoya del Coquimbo Pissis, 1875)
Hoya del Limarí (Pissis, 1875)
Hoya del Choapa (Pissis, 1875)
Terrazas de Coquimbo (Darwin)
Geología valle Elqui (Domeyko)
Minas de Arqueros (Darwin)
Tamaya: Francisco M. Aracena 1884
Minas de Tamaya, San Román 1894
Minas de Panulcillo, San Román 1894
Planificación línea a Totoralillo
Ilustración Puerto de Guayacán
Mapa Miers, 1825
Mapa Gilliss (1855)
Mapa Espinoza (1903)
Mapa de Coquimbo (Stange 1914)

Ferrocarriles Coquimbo
Literatura Región Coquimbo
Índice de lugares y nombres

próxima página en geovirtual

Relacionado
Historia Región Coquimbo

Mapas históricas Atacama
Mapas históricas totales
Ferrocarriles Coquimbo
Longitudinal La Calera
Timeline Región de Coquimbo
Literatura Región Coquimbo
Índice de lugares y nombres

Tamaya
Pueblo Cerrillos
Paisaje Limarí
Minas de Tamaya: La Quiroga
Texto de Aracena 1884
Texto San Román (1894)

Francisco M. Aracena
Innovaciones técnicas en la minería
Huasco
Caldera
Chañaral
Mina San Pedro (Inca de Oro)
Carrizal Bajo
Carrizal Alto
Ferrocarril Carrizal
Cerro Blanco
Agua Amarga
Minas de Tamaya
Línea férrea La Serena a Totoralillo
Texto Ovalle

Otros
Ferrocarriles Atacama
Bibliografía de Atacama

Wolfgang Griem en:
Mail a Wolfgang Griemgoogle perfil Wolfgang GriemVer el perfil de Wolfgang Griem en LinkedIn

www.geovirtual2.cl

Literatura:
• Aracena, Francisco Marcial
(1884): La industria del Cobre en las Provincias de Atacama y Coquimbo. -  372 páginas; Imprenta del Nuevo Mercurio, Valparaíso. (Colección W. Griem)
• ESPINOZA, ENRIQUE
(1903): Jeografía Descriptiva de la República de Chile - Arreglada.- Universidad de Chile, Facultad de Filosofía y Humanidades; quinta edición; Santiago de Chile. (Colección W. Griem)
• Marín Vicuña, Santiago
(1901): Estudios de los Ferrocarriles Chilenos. -  199 páginas; Anales de la Universidad; Santiago de Chile.
• Marín Vicuña, Santiago
(1914): Explotación del Ferrocarril Longitudinal. - 53 páginas, 2 cartas; Imprenta Universitaria, Santiago de Chile 1914 (Colección W. Griem)
• San Román, Francisco
(1894): Reseña Industrial e Histórica de la Minería i Metalurgjia de Chile. - Santiago de Chile, Imprenta Nacional, Moneda 73; 501 páginas. (Colección W. Griem)

No se permite expresamente la re-publicación de cualquier material del Museo Virtual en otras páginas web sin autorización previa del autor: Condiciones - Términos, Condiciones del uso.

 
página anterior del geovirtual Historia Región de Coquimbo - Contenido Región de Coquimbo
Índice de nombres y lugares (Región de Coquimbo)
proxima página en geovirtual

 

 

Linea roja
Índice de nombres y lugares

 

www.geovirtual2.cl

Apuntes y geología
Índice principal - geología
Apuntes
Apuntes Geología General
Apuntes Geología Estructural
Apuntes Depósitos Minerales
Apuntes Exploraciones Mineras
Recorrido geológico
Colección virtual de minerales
Sistemática de los animales
Módulo de referencias - geología

Museo Virtual
Entrada del Museo virtual
Flora Atacama, Norte Chico de Chile
Fauna Atacama, Norte Chico de Chile
---
Historia de minería y geociencias
Historia de las geociencias
Minería en dibujos  históricos
Fósiles en imágenes históricas
Autores de trabajos históricos
---
Imágenes de Chile - Atacama

Región de Atacama, Chile
Región de Atacama / Lugares turísticos
Historia de la Región Atacama
Minería de Atacama
El Ferrocarril de Atacama
Índice de nombres y lugares
---
Región de Coquimbo, Chile
Región de Coquimbo, Chile: Contenidos
Historia de la Región Coquimbo
Ferrocarriles de la Región Coquimbo
Índice de nombres y lugares

sitemap - listado de todos los archivos  - contenido esquemático - Informaciones sitio geovirtual.cl

 



www.geovirtual2.cl / Museo Virtual / Región de Coquimbo

Región de Coquimbo, Chile
© Dr. Wolfgang Griem, Chile - todos los derechos reservados (Mail a Wolfgang Griem Uso de las páginas de geovirtual.cl y geovirtual2.cl)
Publicado: 1.2.2018, actualizado: 3.3.2018
mail - correo electrónico - contacto
Autor info´s aquí: Google+
Todos los derechos reservados

No se permite expresamente la re-publicación de cualquier material del Museo Virtual en otras páginas web sin autorización previa del autor: Condiciones, Términos - Condiciones del uso
Validaciones:
Valid XHTML 1.0 Transitional ¡CSS Válido!