Coquimbo virtual
www.geovirtual2.cl

Región de Coquimbo, Chile: Registros históricos

Texto R. Tornero (1872): La ciudad de La Serena

Museo Virtual, Chile
W. Griem, 2018
La Serena, Tornero, 1872

 Literatura: La Serena

español / deutsch

Texto R. Tornero (1872): La ciudad La Serena

Situación. — La Serena, capital de la provincia de Coquimbo, fundada en 1544 por Francisco de Aguirre de orden de Pedro Valdivia, y bautizada en aquella fecha con el nombre de San Bartolomé de la Serena, es una preciosa ciudad que cuenta 15 a 16,000 habitantes, incluyendo los suburbios denominados Compañía y Pampa, colocado aquel al Norte, y este al Sur. Su situación geográfica es en los 29° 54' latitud Sur y 71° 13' longitud Oeste del meridiano de Greenwich.  

Descripción de la ciudad y sus alrededores. — Respecto al origen de su nombre, hay diversas opiniones que no nos atrevemos a dilucidar. Pero serena es y será siempre por su benigno temperamento, en que las estaciones se suceden unas a otras sin sensible cambio; puede decirse que solo se experimenta una sola, apacible y templada, florida siempre y siempre admirable.
Está edificada en anfiteatro, formado por dos mesetas que componen lo que se llama la población propiamente dicha, en la que se encuentra la plaza de Armas, y en la que se halla situado el extenso barrio de Santa Lucia, a cuyo respaldo, formando una tercera meseta, pero no poblada, sobresale la colina que lleva el nombre del barrio que está a su pie.
Situada de esta manera, presenta desde la vega, que en una milla de extensión la separa del mar, una vista poética, destacándose sus blancos edificios como superpuestos unos sobre otros y divididos caprichosamente por fajas de árboles que presentan todas las graduaciones del verde, árboles que ostentan sabrosos y variados frutos en las huertas de cada propiedad. De entre este hacinamiento de caseríos sobre­salen las torres de los templos, y en la cima del humilde y estéril cerro de Santa Lucia, por efecto de perspectiva y como para cerrar el cuadro, se distingue el edificio de la última mansión: el cementerio.

Pero del punto de donde debe admirarse a la Serena, es desde la cima del morro de Santa Lucia. Desde allí el panorama es seductor; la población se desarrolla en mil de­talles; sus casas rodeadas de un oasis de verdura y sus calles tiradas a cordel, se asemejan a gigantescos reptiles de azulados flancos que van a ocultar sus cabezas en la barranca denominada del «mar». El humo de las chimeneas, ese rumor peculiar de una ciudad que se contempla a cierta distancia, las pequeñas figuras que se ven atravesar las calles, plazas y plazuelas, presentan un espectáculo encantador, atrayente.
Luego, si se dirige la vista a la vega, siempre verde como una esmeralda y sembrada de sauces en desorden, se verá desarrollarse las escenas más campestres, a las puertas mismas de la ciudad. Rústicos ranchos, medio perdidos entre los protectores ramajes del sauce cimarrón, a la orilla de una zanja constantemente llena de un agua tranquila, bueyes, caballos, asnos, siembras de maíz, de zapallos, melones y sandias; mas allá lagunas que se asemejan a otros tantos fragmentos de espejo abandonados al acaso sobre la eterna verdura de la grama y la chépica. Y para que la perspectiva tenga mayor encanto, la vega se encuentra ceñida al Poniente por una faja perpetua de mugientes y blancas olas, más allá de las cuales se extiende el Océano azulado, diáfano y trasparente como el cielo que refleja.
El mar, contenido por elevadas montañas que lo cier­ran por el Norte y Sur, se revela contra esas barreras naturales y demuestra su rabia, azotando inútilmente sus flancos. Tal se muestra, al Norte la punta de Teatinos en la cual quiebra el mar sus olas con tanta furia que, a larga distancia, se divisan los penachos de agua semejantes a delicadas plumas movidas por el viento.

Al Sur, casi paralela a ésta, se encuentra la punta del Puerto, donde existen los es­tablecimientos de Guayacán y de Edwards, los cuales, con sus perpetuas columnas de humo, dan a los picachos más elevados el aspecto de volcanes en actividad. Una puesta de sol contemplada desde esta colina, es indescriptible y no se olvida jamás. El astro se asemeja a una inmensa hoguera que lentamente va sepultándose en las aguas, tiñéndolas de un resplandor rojizo; entonces las crestas de las olas apare­cen doradas y en perpetuo movimiento; en la atmósfera las nubes toman tintes de ópalo, y las montañas se destacan negras y sombrías sobre un fondo salpicado de chispas de oro y vermellon.

Al Norte´, por un valle estrecho, pero bien cultivado, se desliza mansamente el rio Coquimbo como una inmensa serpiente de plateada piel. En su ribera opuesta se dis­tingue la Compañía, reunión de infinitas chácaras, y el caserío del establecimiento Lambert, y en el fondo del horizonte se alzan montañas elevadas entre las cuales se encuentra la Brillador, de cuyo seno se ha extraído y extrae aun millones en metales. Al Sur se divisa la Pampa, reunión de quintas que, como la Compañía, abastece a la población de frutos y legumbres. Al Oriente el cementerio, y haciendas de crianza de animales vacunos, rematando el cuadro la imponente y majestuosa cordillera de los Andes. Tal es, mui débilmente bosquejado, el panorama de la Serena.

Extensión, calles. — La ciudad se compone de 100 manzanas de 109 metros por cada lado, las cuales forman multitud de calles que generalmente llevan el nom­bre de un héroe de la independencia, otras el de los templos, y por último algunas, el de algún vecino antiguo, como la de Barato, o la humorística ocurrencia de alguien: el Bolsillo del diablo, los Cuartos diablos, etc.

Las principales son las que corren de Oriente a Poniente, como la del Teatro, la de San Agustín, de la Catedral y San Francisco. Todas con aceras de pizarra importada de   Alemania, y mui bien empedradas. La de Colon, notable por ser la más larga y recta, la Barranca del Rio, San Juan de Dios, etc. De las que se extienden de Norte a Sur, mencionaremos la de Santa Inés, de las Carreras, de la Merced, de la Portada, de O’Higgins, de Cienfuegos; etc., y muchas otras que sería largo enumerar, debiendo ad­vertirse que donde no hay aceras de pizarra, las reemplazan otras formadas de greda y de pequeños guijarros llamados porotitos. En general, las calles son notables por su limpieza.

Casas. — Cuenta la Serena con 1,373 casas, de las cuales hay muchas de dos pi­sos, pero en general poco notables por su arquitectura. Con pocas excepciones, cada solar tiene agua corriente, no faltando ésta sino rara vez. En diversos puntos hay pilones públicos que suministran excelente agua.

— Existe una plaza de abastos algo descuidada, en la que, propiamente hablando, el público solo se abastece de carne. Está situada al costado Norte de San Agustín, en una parte no mui central.

Paseos públicos, pilas. — El paseo público o Alameda es, por su situación, uno de los más preciosos de los que existen en Chile. Se extiende de Oriente a Po­niente, y en dos años más llegará al mar, recorriendo la extensión de una milla; ac­tualmente hay concluidas seis cuadras. Este hermoso paseo se principió a construir el año de 1855, habiendo importado algunos miles la parte concluida hasta hoy, pues era antes el inmundo y bajo lecho de la quebrada denominada de San 'Francisco que se ha tenido que terraplenar, formando dos cauces de losa caliza, sobre cuyos bordes se elevan frondosos álamos blancos, acacias y plátanos que forman la calle central, exclusiva del paseo; las laterales son del dominio de los carruajes y caballerías. Hai en ella bancos de fierro, y un óvalo en cuyo centro sobresale un jardín circular y un tabladillo donde se coloca una banda de música cuatro veces por semana, durante las tardes.
Por las noches se alumbra con 8 faroles de gas.
— El número de faroles que iluminan la población asciende a 169.
— La única pila con que cuenta la ciudad es la que existe en la plaza de Armas, rodeada de un bellísimo jardín.
No puede reputarse monumental, pero es de elegante forma: dos figuras sostienen el recipiente por donde se escapa el agua que cae en una taza, de ésta, en forma de diáfano cortinaje, cae a otra más grande, sostenida por un grupo de sirenas, y por fin de la segunda taza, se vacía el agua en un gran estanque octógono, arrojada por ocho bocas de leones.

Plazas, plazuelas. — La plaza de Armas es la única verdadera que cuenta la población. Situada al extremo Oeste, no ocupa el centro de la ciudad, como debiera. Sus cuatro costados están ocupados por algunos edificios públicos como la Catedral, la antigua Intendencia, hoy cuartel del cuerpo cívico, la Cárcel, el Tribunal y la Municipalidad. No carece de belleza, pues en su centro tiene un precioso jardín, con la pila ya descrita, cuyas aguas saltando en gotas cristalinas, humedece constantemente las magnolias, claveles, rosas y mil otras flores del jardín, las cuales en hermosura y aroma no tienen rival en Chile. Una elegante alameda enarenada, de cinco metros de ancho, rodea la plaza formando un agradable paseo.

— Las demás plazuelas son: la de San Francisco con un pilón de agua potable ro­deada de árboles en el centro; la de Santo Domingo con árboles, pero sin pilón; la de San Agustín, la de la Recova con pilón, la de la Merced, la de San Juan de Dios, la de Santa Inés, una pequeña del Seminario y otra de menos extensión del Corazón de Jesús. [...]

Procedimiento:
El texto ha sido digitalizado (Scanjet HP G3110), convertido con OCR a ASCII, (ABBYY fine Reader versión 14) y el texto ha sido parcialmente adaptado a la ortografía actual.

La Serena de Tornero 1872
Figura total: Vista general a La Serena (Tornero, 1872)

Historia Coquimbo
Región de Coquimbo

Historia de la Región de Coquimbo, Chile

Recorriendo Región Coquimbo
Historia Región Coquimbo

Pérez Rosales: Prov. de Coquimbo (1859)
Viaje a Coquimbo (Kunz, 1890)
Descripción Coquimbo (Kunz, 1890)
Texto La Serena (Tornero)
Catedral de La Serena (Tornero)
San Francisco (Tornero)
La Serena (Martin, 1909)
Rosales, 1859: Departamento de Elqui
Martin, 1909: Tongoi
Combarbalá (Espinoza 1903)
Hoya del Coquimbo Pissis, 1875)
Hoya del Limarí (Pissis, 1875)
Hoya del Choapa (Pissis, 1875)
Vista a La Serena (Tornero)
Liceo La Serena (Tornero)
Intendencia La Serena (Tornero)
Cementerio La Serena (Tornero)
Coquimbo, Aduana (Tornero)
Ilustración Puerto de Guayacán
Mapa Gilliss (1855)
Mapa Espinoza (1903)
Mapa de Coquimbo (Stange 1914)

Ferrocarriles Región Coquimbo
Literatura Región Coquimbo
Índice de lugares y nombres

próxima página en geovirtual

Relacionado: Tornero
Recaredo Tornero
Texto La Serena (Tornero, 1872)
Catedral de La Serena (Tornero, 1872)
Texto San Francisco, la Serena (1872)
Plaza de La Serena
Vista general a La Serena
Calle San Francisco, La Serena
Liceo de La Serena (Tornero, 1872)
Intendencia La Serena (Tornero, 1872)
Cementerio La Serena (Tornero,1872)
Coquimbo, Aduana (Tornero, 1872)
---
Imágenes de Tres Puntas
Patio de Minerales Mina Esperanza
Mina Dolores Chañarcillo
  Vista parcial de Copiapó
 Calle Chañarcillo
Plaza de Copiapó
Texto: Mineros en Atacama
Apires y barreteros - Tornero
Copiapó en general (1872)
Copiapó y aguas (1872)
Copiapó, datos generales
Edificios Públicos de Copiapó
Empresas en Copiapó

Wolfgang Griem en:
Mail a Wolfgang Griemgoogle perfil Wolfgang GriemVer el perfil de Wolfgang Griem en LinkedIn

www.geovirtual2.cl

Literatura, Coquimbo:
• Tornero, R.
(1872): Chile Ilustrado, guía descriptivo del territorio de Chile. - 496 pág.  Librerías i Ajencias del Mercurio; Valparaíso. (Colección W. Griem)

No se permite expresamente la re-publicación de cualquier material del Museo Virtual en otras páginas web sin autorización previa del autor: Condiciones - Términos, Condiciones del uso.

 
página anterior del geovirtual Historia Región de Coquimbo - Contenido Región de Coquimbo
Índice de nombres y lugares (Región de Coquimbo)
proxima página en geovirtual

 

 

Linea roja
Índice de nombres y lugares

 

www.geovirtual2.cl

Apuntes y geología
Índice principal - geología
Apuntes
Apuntes Geología General
Apuntes Geología Estructural
Apuntes Depósitos Minerales
Apuntes Exploraciones Mineras
Recorrido geológico
Colección virtual de minerales
Sistemática de los animales
Módulo de referencias - geología

Museo Virtual
Entrada del Museo virtual
Flora Atacama, Norte Chico de Chile
Fauna Atacama, Norte Chico de Chile
---
Historia de minería y geociencias
Historia de las geociencias
Minería en dibujos  históricos
Fósiles en imágenes históricas
Autores de trabajos históricos
---
Imágenes de Chile - Atacama

Región de Atacama, Chile
Región de Atacama / Lugares turísticos
Historia de la Región Atacama
Minería de Atacama
El Ferrocarril de Atacama
Índice de nombres y lugares
---
Región de Coquimbo, Chile
Región de Coquimbo, Chile: Contenidos
Historia de la Región Coquimbo
Ferrocarriles de la Región Coquimbo
Índice de nombres y lugares

sitemap - listado de todos los archivos  - contenido esquemático - Informaciones sitio geovirtual.cl

 



www.geovirtual2.cl / Museo Virtual / Región de Coquimbo

Región de Coquimbo, Chile
© Dr. Wolfgang Griem, Chile - todos los derechos reservados (Mail a Wolfgang Griem Uso de las páginas de geovirtual.cl y geovirtual2.cl)
Publicado: 1.2.2018, actualizado: 1.2.2018
mail - correo electrónico - contacto
Autor info´s aquí: Google+
Todos los derechos reservados

No se permite expresamente la re-publicación de cualquier material del Museo Virtual en otras páginas web sin autorización previa del autor: Condiciones, Términos - Condiciones del uso
Validaciones:
Valid XHTML 1.0 Transitional ¡CSS Válido!