Geología  virtual
www.geovirtual2.cl

Historia de las geociencias

A. Petzholdt (1840): Formación del sistema solar

Trabajos históricos
W.Griem, 2019

Petzholdt, 1840
Sistema solar

español - deutsch


Petzholdt describe la formación del sistema solar y la formación de la tierra. Usa el hipótesis de Laplace, de la neblina inicial.

No falta una descripción detallada de la fundición de los elementos - se nota que las geo-ciencias eran gran parte filosóficas.

Interesante:
Conocen mas o menos 50 elementos químicos en 1840.
La idea de solido - liquido - gaseoso ya estaba establecido y aceptada.
También la afinidad de algunos elementos para reaccionar
La idea de reacción endotérmica y exotérmica todavía no se ha concluido completamente, pero las observaciones ya están validadas.

Texto de Petzholdt, traducido del alemán:
 
Origen del sistema solar y del globo terrestre.

Según La Place [Laplace], en el estado original del sistema solar, el sol giraba alrededor de su eje, rodeado de una atmósfera que, debido a un calor excepcional, se extendía mucho más allá de las órbitas de todos los planetas: los planetas actuales, incluida nuestra Tierra, aún no existían en ese momento. El calor disminuyó gradualmente, y a medida que la atmósfera solar se enfriaba, la velocidad de circulación crecía de acuerdo con las leyes del movimiento circular, y una zona de neblina exterior se separaba del resto, ya que la atracción central ya no era capaz de resistir el aumento de la fuerza centrífuga. Esta zona de neblina se dividió en varias masas, que usualmente se recombinaron en una y luego rodaron alrededor del sol. Tales masas de neblina tenían, iluminadas por consideraciones mecánicas, cada una su movimiento circular, y puesto que el enfriamiento adicional de la neblina todavía estaba en marcha, cada una produjo un planeta que podría tener satélites o anillos formados a partir del planeta de la misma manera que se formó a partir de la atmósfera del sol.

Explica esta hipótesis como ninguna otra los movimientos de los planetas en la misma dirección y casi en el mismo plano; los movimientos de los satélites en la misma dirección que los de los planetas; la circulación de estos diferentes cuerpos alrededor de su eje en la misma dirección que los otros movimientos y en planos no muy diferentes. Asumiendo esta hipótesis, el enigma de los satélites en forma de anillo, como el anillo de Saturno, se resuelve de la manera más sencilla; automáticamente da lugar a la razón de la menor densidad de aquellos planetas que están más alejados del Sol que nuestra Tierra, ya que los más grandes están más cerca de él. En ellos podremos basar la exposición de la lejana transformación de nuestro planeta hasta el día de hoy con la libertad que esperamos que sea suficiente.

También las mencionadas observaciones de Herschel [2], realizadas por este astrónomo con poderosos telescopios, son muy adecuadas para probar la densificación de tales masas de la nube primigenia [Urnebel] a los cuerpos mundiales, cuya posibilidad, incluso probabilidad, ha sido probada por lo anterior, en el reino de la realidad. En algunos de estos puntos lo empezó comprimidose alrededor de uno o más núcleos débiles, en otros estos núcleos eran más luminosos en relación a la nebulosa que los rodeaba. Si la atmósfera de cada núcleo se separa de los demás por una mayor densificación, se forman múltiples estrellas de nebulosa, formadas por núcleos brillantes que están muy cerca unos de otros y cada uno de los cuales está rodeado por una atmósfera especial: a veces incluso la sustancia de la nebulosa, al densificarse a sí misma de manera uniforme, ha producido sistemas de nebulosas que han sido llamados sistemas de nebulosas planetarias. Finalmente, un grado aún mayor de compactación transforma todos estos sistemas nebulares en estrellas.

La pregunta de cómo surgió esta niebla, qué otros estados previos la precedieron, en terreno físico para responder, parece estar fuera del reino del conocimiento limitado del ser humano, y no es aconsejable involucrarse en tales rompecabezas espiritualmente confusos y desencadenantes; lo suficiente como para que podamos, por razones razonables, desenterrar su existencia anterior. Dios lo creó, a través de Su Palabra todopoderosa, de la nada [p.11] Tal vez esa parte de la felicidad futura radica en saber del nada! —

Así, asumiendo la existencia de tal masa de niebla separada, se daría el material para la formación de nuestra tierra, y se dejó a leyes físicas y químicas extremadamente simples el completar esta formación desde la niebla con las más diversas gradaciones de los estados posteriores hasta el día de hoy.

Primero, antes de ir más lejos, veamos más de cerca la más importante de estas leyes, que usaremos para explicar la formación de la tierra; dice: la compresión produce calor, la expansión es el frio, o: el calor se expande, el frío se contrae. Para una explicación más detallada de lo mismo, me gustaría referirme a algunos ejemplos más o menos conocidos.

Si comprimimos el aire atmosférico rápida y fuertemente por ejemplo como lo hace un encendedor de compresión, es decir, si lo comprimimos, el aire libera su energía antes oculta, por lo tanto, de los físicos lo llaman "energía latente", y son capaces de encender un cuerpo combustible, en este caso un trozo de "esponja de fuego"; mientras que por el contrario, somos capaces de enfriar los cuerpos en los grados más fuertes si los ponemos en contacto directo con otros cuerpos, que tienen la capacidad de expandirse fuertemente, como se ha demostrado recientemente en experimentos con ácido carbónico solidificado, donde durante la expansión de este ácido carbónico, d. h. durante la transición al estado gaseoso, se produjo tanto frío [12] que el mercurio se congeló inmediatamente: otros numerosos ejemplos igualmente instructivos son impensables.

Sin embargo, la presión no es de ninguna manera la única causa de la compresión; más bien, la experiencia de físicos y químicos nos ha enseñado que también puede ser causada por el frío y la afinidad química.

Así pues, todo el mundo sabe que el vapor de agua, cuando se enfría, se condensa en agua goteable o incluso sólida, en hielo, y si hasta ahora la compresión de todos los demás cuerpos gaseosos o vaporosos no ha tenido éxito, la razón radica únicamente en nuestro desconocimiento de tales procedimientos, que pueden llegar a los grados más fríos necesarios. La compactación por parentesco químico, la química proporciona una gran cantidad de hechos para su confirmación, de los cuales sólo destaco el experimento extremadamente instructivo, en el que partes iguales del espacio unieron el agua y el ácido sulfúrico, después de que su unificación dejara de llenar el espacio que ocupaban anteriormente: toda la masa se unió como resultado del parentesco químico, se compactó, y el calentamiento del líquido mezclado que se produce en el proceso es causado por el calor liberado, tal como vimos anteriormente.

Regresamos ahora a la masa separada de la nebulosa que contenía el material en nuestra tierra. Tuvo que condensarse disminuyendo el calor que aún tenía en su interior desde el momento en que se constituyó una parte de la atmósfera solar caliente según La Place, es decir, comenzar a condensarse como resultado del enfriamiento [13], o lo que sea lo mismo; por lo que los diferentes elementos contenidos en ella en forma de vapor o gas se acercaron entre sí y entraron en contacto más cercano. Sólo en este estado podrían los mismos, dependiendo de su parentesco mutuo, unirse químicamente entre sí, en el que la química ha establecido como ley innegable que los cuerpos deben entrar en contacto directo entre sí si se quiere que se produzca la unión química.

Así, sólo como resultado del enfriamiento y la compresión se inició el enorme proceso de combustión, que unió los elementos combustibles con el oxígeno presente, y cuyos productos encontramos hoy en día en todos los suelos y rocas, así como en el agua y en el aire, mientras que sólo unos pocos prefirieron unirse con el hidrógeno debido a su bajo parentesco con las sustancias mencionadas, y otros permanecieron aislados y desconectados debido a su bajo parentesco con ambas. Pero este proceso químico tenía que generar un calor más que suficiente para fundir los compuestos resultantes o, si eran volátiles, transformarlos en vapor. Los compuestos fundidos no volátiles fluyen juntos para formar una esfera fundida, los volátiles vaporizables que los rodean como una atmósfera caliente. Con esta primera separación de las diferentes masas se cierra el primer período de formación de la tierra, aunque hay que añadir algún material explicativo para la comprensión exacta de todos los procesos que en ella se produjeron. [14]

En primer lugar, podría no ser inmediatamente obvio para aquellos que no están familiarizados con la química lo que queremos decir con los elementos, especialmente porque dijimos que originalmente estaban presentes en forma de vapor o gas. Pero entendemos por un elemento tal un cuerpo, que de ninguna manera podemos demostrar que esté compuesto de diferentes cuerpos, es decir, un cuerpo bastante simple, como el oro, el hierro, el azufre, el oxígeno, el hidrógeno, etc.; y la química ya ha descubierto tales sustancias simples más de cincuenta. Aunque la mayoría de ellos suelen aparecer como cuerpos sólidos rígidos ante nuestros ojos, no hay ninguna suposición de que, en las circunstancias adecuadas, todos puedan transformarse en vapor, tan poca justificación científica como nuestra anterior afirmación de que todos, incluso los más volátiles, pueden condensarse en un estado sólido.

En tal dilución, sin embargo, como estaban contenidas en la ya mencionada nebulosa (se ha calculado que 1/80000,000000 de una sustancia granular de niebla (materia) alcanza una milla geográfica cúbica), no actuaban químicamente unas sobre otras, sólo al principio de la compresión de la misma podía ocurrir esto, y al principio sólo en sus bordes exteriores, ya que aquí fue enfriada y comprimida primero. De acuerdo con las leyes de atracción y gravedad, lo que estaba químicamente conectado se acercaba más y más, y finalmente se encontraba en el centro de la nebulosa, donde formó el núcleo de la nebulosa aún existente como masa fundida. Así, otras masas de niebla aún no compactadas [15] llegaron a la periferia, fueron enfriadas y compactadas, los elementos contenidos en ellas se combinaron químicamente, fueron atraídos por la masa fundida en el centro, y contribuyeron por unión con ella a su continua ampliación, que tuvo que encontrar su fin en la disminución finita de la niebla a compactar.

Para una mejor comprensión del proceso de combustión y del calor que genera, no debería estar en el lugar equivocado para escuchar las experiencias de los químicos al respecto. Nos dicen, sin embargo, que muy a menudo ven el acto de unión química acompañado de una apariencia viva del fuego cuando se juntan diferentes cuerpos, en circunstancias favorables por cierto, y que no sólo el desarrollo de la luz es a menudo excepcionalmente brillante, sino también la generación de calor es tan intensa que hacen uso de este último, en particular, dondequiera que sea importante para producir grados de calor que nunca pueden ser alcanzados, incluso por el fuego de carbón más vivo.

El conocido metal de platino, por ejemplo, se considera infundible y debe su aplicación técnica múltiple a esta propiedad a otras propiedades menos importantes; expuesto al calor solo, que se desarrolla cuando el hidrógeno y el oxígeno se combinan químicamente, inmediatamente se derrite como la cera a la luz de la vela. Sin embargo, estudios más distantes nos han enseñado que la combinación de los elementos [cuerpos] con el oxígeno en particular resulta en tales fenómenos de fuego en su mayor efecto, y se asume que todas las sustancias terrestres fueron quemadas una vez en tiempos primitivos. Se han combinado entre sí bajo el desarrollo de la luz y el calor, convirtiéndose en una necesidad cuando la química nos demuestra que realmente todas las sustancias terrenales, con algunas excepciones, son resultado de una combustión tan grande; y el desarrollo de un calor altamente intenso, suficiente para fundir cosas que en la vida ordinaria se describen como infusibles, habrá estado tan ausente en ese momento como lo está hoy en día, donde sólo este experimento de combustión se lleva a cabo en pequeña escala.

Originaltext von Peztoldt in deutsch:
A. Petzholdt: Seite 8 - 16
Entstehung des Sonnensystems und der Erdkugel
Hier in deutsch

linea 300

Historia de las geociencias
Geología: Dibujos históricos

Literatur Picto
español - deutsch

Universo - Luna
Paradójico de Olbers (de Petzholdt, 1840)
Formación sistema solar (Petzholdt, 1840)
Orbita de la tierra (Kayser, 1912)
Carta de la luna (Schoedler, 1863)
Cerro anular, luna (Walther, 1908)
Corte de un cráter lunar (Kayser 1912)
Superficie de la luna (Klein, H. en Kayser, 1912)
Meteorito, Palasito (Neumayr & Uhlig, 1897)
Meteorito de Kakova (Neumayr, 1897)
Meteorito, Chondrito (Kayser, 1912)
Meteorito, ambos lados (Kayser, 1912)
Líneas de Widmannstaedt (Kayser, 1912)
Moldavitas (Suess, publicado en Kayser, 1912)

proxima página en geovirtual

El Autor
A. Petzholdt (1840)

Apuntes Geología General
universo finito pero ilimitado

Impactos - Meteoritos
Datos generales del universo
Tierra - El sistema solar

Historia de las ciencias de la tierra
Historia de las geociencias
Historia geología general
Historia paleontología
Historia Geología Estructural
Historia Depósitos Minerales
Biografías de los autores

geovirtual - chile: Geología, historia, Atacama, Minería

Digitalización del texto:
El libro se digitalizo con camera fotográfica Canon XSi, OCR y mejoramiento para PDF se realizo con ABBYY fine Reader [versión 14]. Las hojas finalmente se preparó con Corel Photo Paint para PDF.
Los textos en alemán se adaptó levemente a una ortografía actual.

De: A. Petzholdt (1840) Página 008

Petzholdt (1840): Erdkunde - Geologíe. - 253 páginas, 1 figura, 1 tabla; Editorial de J. J. Weber, Leipzig (Alemania). [A. Petzholdt]
Colección W. Griem

Enlaces y explicaciones:

geovirtual - chile: Geología, historia, Atacama, Minería
No se permite expresamente la re-publicación de cualquier material del Museo Virtual en otras páginas web sin autorización previa del autor: Condiciones, Términos - Condiciones del uso
página anterior del geovirtual Historia de las geociencias en ilustraciones
Geología en ilustraciones históricas
proxima página en geovirtual
Linea en plateada para geovirtua2.cl

www.geovirtual2.cl
Apuntes y geología
Apuntes
Apuntes Geología General
Apuntes Geología Estructural
Apuntes Depósitos Minerales
Apuntes Exploraciones Mineras
Recorrido geológico: Fotos
Colección virtual de minerales
Periodos y épocas
Sistemática de los animales
Módulo de referencias - geología
Historia de las geociencias
Geología en ilustraciones históricas
Índice principal - geología
Museo Virtual e Historia
Entrada del Museo virtual
Historia de las geociencias
Minería en dibujos  históricos
Fósiles en imágenes históricas
Autores de trabajos históricos
Índice principal - geología
---
Región de Coquimbo, Chile
Región de Coquimbo
Historia de la Región Coquimbo
Ferrocarriles (Coquimbo)
Índice de lugares y nombres
---
Imágenes de Chile
Región de Atacama, Chile
Región de Atacama / Lugares turísticos
Historia de la Región
Minería de Atacama
Geología de Atacama, Chile
El Ferrocarril
Flora Atacama
Fauna Atacama
Mirador virtual / Atacama en b/n
Mapas de la Región / Imágenes 3-dimensionales
Clima de la Región Atacama
Links Enlaces, Bibliografía & Colección de Libros
Índice de nombres y lugares
sitemap - listado de todos los archivos - contenido esquemático - Informaciones sitio geovirtual.cl

geovirtual2.cl  / contenido esquemático / Entrada del Museo virtual Historia de las geociencias y minería
Barra basis geovirtual - literatura histórica en las geociencias
© Dr. Wolfgang Griem, Chile - todos los derechos reservados (Mail a Wolfgang Griem Uso de las páginas de geovirtual.cl y geovirtual2.cl)
Publicado: 21.4.2008; actualizado: 9.10.2016, 4.2.2017, 26.8.2018
mail - correo electrónico - contacto
Todos los derechos reservados
No se permite expresamente la re-publicación de cualquier material del Museo Virtual en otras páginas web sin autorización previa del autor: Condiciones, Términos - Condiciones del uso