Geología virtual
www.geovirtual2.cl

Historia de las geociencias y geología

Naumann, C. (1850): Terremotos introducción

Trabajos históricos
W.Griem, 2019

Naumann, 1850
Introducción a los terremotos


Naumann, 1850: Grietas de un terremoto

Grietas causado por un terremoto, Naumann, 1850


.



Naumann, 1850 en su libro de "geognosía" dedica un capitulo de 54 páginas sobre terremotos. Se nota que el fenómeno está bien conocido y varias observaciones ya permiten ciertas conclusiones.

La correlación con actividad volcánica existe, aunque no todos los terremotos lo cumplen. La solución de Naumann (1850) es que existen dos tipos de terremotos: Los   terremotos plutónicos y volcánicos.

Aunque los volcánicos tienen una importancia mucho mayor. Se nota que todavía no es tan clara la situación geotectónica.

Muy bien: Ya se conoce la absoluta irrelevancia de una probable correlación de temblores con la temperatura ambiental o con estaciones.

Ya se estima que terremotos son manifestaciones de ondas parecidas a ondas acústicas.

También el argumento que todavía (1850) no se conoce todo el globo científicamente - solamente una fracción muy pequeña - limita bastante entender la naturaleza de los terremotos: Un argumento muy noble, y no tan irrelevante.

El texto de Credner, 1891 ya marca algunos, pocos avances -- [Aqui]

Pero en 1912 (60 años más tarde de la publicación de Naumann) ya se ve diferente, grandes partes  del globo ya están investigados: Véase mapa mundo de los terremotos

 


Cuadro Informativo

Naumann, Carl Friedrich ( 1850): Lehrbuch der geognosie. - Vol. 1; 1000 páginas, 306 figuras, Editorial Wilhelm Engelmann, Leipzig
Página 16 - 18

Texto en español, Naumann (1850) - p.193 - 198:

§ 62: Definición y condiciones generales de los terremotos..

Terremoto en el sentido principal de la palabra significa vibraciones y movimientos "abisodinámicas"  [dinámica en profundidades altas] sentidos o visibles por las partes más grandes o más pequeñas de la corteza terrestre sólida *1). Se revelan primero a nosotros en la superficie de la tierra, cuyos movimientos no sólo se sienten, sino que también se hacen visibles por ejemplos en la destrucción de edificios, en el aplastamiento de ciudades enteras, han proporcionado pruebas frecuentes y terribles de su violencia.

Pero todo verdadero terremoto tiene su causa en una expresión de fuerza que se presente de adentro hacia afuera, de abajo hacia arriba, cuyo origen debe buscarse en aquellas regiones de nuestro planeta bajo la corteza terrestre sólida, al menos en la frontera entre el "capa central" y el más profundo de sus capas (§. 4), en todo caso en las profundidades desconocidos del interior.

Los temblores y vibraciones de la zona superficial de la tierra, que son muy similares en sus manifestaciones y en parte también en sus efectos, y que son causados por eventos externos y superficiales, por lo tanto no deben ser parte del círculo de los terremotos verdaderos. Entre ellos se incluyen, por ejemplo, los movimientos por desprendimientos de rocas y deslizamientos de tierra, los movimientos por el derrumbe de cuevas, los movimientos por el avance repentino de masas de agua embalsadas, los movimientos por huracanes intensos, por fuertes tormentas eléctricas y por movimientos de impactos de meteoritos, que por lo tanto se distinguen de los terremotos propiamente tal, de ser simples vibraciones del suelo.

Por otra parte, los terremotos muestran la relación más estrecha, en términos cualitativos y causales, una relación completa con las vibraciones y movimientos de la corteza terrestre que tienden a acompañar a las erupciones volcánicas.
Sin embargo, dado que estos terremotos deberían limitarse al entorno inmediato de los propios volcanes, mientras que existen temblores, independientemente de las erupciones volcánicas, se producen a menudo en dimensiones muy grandes y, por lo tanto, además de su total independencia de la existencia y actividad de los volcanes activos, revelan un carácter muy particulares, tal vez no sería inapropiado, para distinguir los terremotos como terremotos volcánicos y plutónicos *2), entendiendo los primeros como los más locales, normalmente causados por las erupciones de un volcán, y los segundos como los movimientos más extensos de la corteza terrestre, independientes de las erupciones volcánicas, y por lo tanto causados por un efecto mucho más general una actividad "abisodinámica".

Los terremotos plutónicos, generalmente más débiles, a menudo sólo son reconocibles por un espacio más pequeño, por lo tanto los terremotos plutónicos deben ser distinguidos como terremotos locales y como terremotos generales, y el argumento principal para su distinción de los terremotos volcánicos debe ser siempre su independencia absoluta de las erupciones de un volcán.

Pero que exista una relación causal muy estrecha entre los terremotos y las erupciones volcánicas se hace tan probable por las vibraciones de sus alrededores, las cuales están conectadas con cada erupción violenta de un volcán, que difícilmente necesitaría confirmación adicional, si la inmensa extensión de algunos terremotos plutónicos y su frecuente ocurrencia en sectores completamente libres de volcánicas activos pudiera despertar algunas dudas. La propagación extraordinariamente amplia de las ondas acústicas en el interior de la tierra mencionada en el §. 48 nos proporciona evidentemente la prueba de que las vibraciones causadas por las explosiones volcánicas pueden extenderse a cientos de kilómetros, aunque no se puedan sentir, se pueden oír.

De toda manera, sin embargo, estos movimientos audibles rara vez se han extendido largamente a áreas donde no hay volcanes; de esto se deduce, entonces, que los temblores de algunas regiones no volcánicas que sólo pueden ser percibidos por el oído son causados por las mismas causas que los terremotos reales en las regiones volcánicas. Ahora que estos terremotos no son otra cosa que las vibraciones más externas y más pequeñas de los terremotos distantes, es muy probable que todos los terremotos sean iniciados por causas similares a las de las vibraciones de las montañas volcánicas y sus alrededores.

La simultaneidad, a veces observada, de algunos terremotos muy violentos con ciertos síntomas de volcanes distantes, es una prueba directa de la conexión causal que vincula los dos fenómenos. Los terremotos plutónicos son un fenómeno muy común en cuanto a su ocurrencia, y no se puede decir que ninguna zona esté completamente a salvo de ellos, por remota que sea de los volcanes reales.

Ni el clima ni la naturaleza del suelo influyen de manera significativa en la capacidad de vibración de una región; en las zonas frías, templadas y calientes, en las zonas de las formaciones más antiguas y las más nuevas, se producen terremotos; y es precisamente por esta razón que se dan a conocer como un fenómeno totalmente independiente de las condiciones climáticas de la superficie de la tierra, de las condiciones formales y materiales de la corteza terrestre; como un fenómeno cuya causa, por lo tanto, debe buscarse necesariamente en las profundidades del interior de la tierra.

Si miramos toda la superficie de la tierra, y si tenemos en cuenta cada pequeña vibración, incluso de las regiones volcánicas, encontramos que los terremotos son en realidad uno de los fenómenos naturales más frecuentes, y que tal vez no pasa un día sin que una parte mayor o menor de la superficie sea sacudida aquí o allá. Basta pensar en el hecho de que algunas regiones han estado expuestas a temblores casi incesantes durante períodos de tiempo más largos o más cortos, que sólo en los países más cultivados se han registrado noticias sobre terremotos, que ya una gran parte del continente a este respecto es todavía una terra inculta et incognita, y que los temblores del lecho marino, que después de todo constituyen casi las tres cuartas partes de toda la superficie de la tierra, quedan casi completamente fuera de nuestras observaciones; y uno no puede dudar de la frecuencia de los terremotos en absoluto *3).

En cuanto a la perceptibilidad y la forma de actuar de los terremotos, existen grandes diferencias en este sentido, en el sentido de que no sólo puede ocurrir durante el mismo terremoto en diferentes zonas cercanas, su distribución, sino que también pueden ocurrir diferentes terremotos en una misma zona con magnitudes muy diferentes, de modo que todas las gradaciones posibles se producen entre las variaciones más silenciosas de la superficie terrestre, casi audibles sólo para el oído, y las más violentas, que sólo pueden compararse con las olas del mar.

En general, los efectos de los terremotos son bien conocidos. Los terremotos más débiles sólo provocan un movimiento suave del suelo y de las casas, un tintineo de las ventanas, un crujido de los tabiquis de los edificios; con movimientos más fuertes los equipos se mueven en las habitaciones, las paredes de las casas se agrietan, los relojes de pared se paran, las campanas empiezan a sonar, las personas que están de pie o sentadas se sienten inseguras en su posición, como si fuesen apresadas por un vértigo; en movimientos aún más violentos, las tapas de las chimeneas se caen de las casas, las paredes se desgarran, el pavimento de la carretera se suelta y todos los objetos móviles de las casas se empujan hacia adelante y hacia atrás o se vuelcan; en los movimientos más violentos, los edificios finalmente son aplastados en general, el pavimento de piedra salta de su lugar de almacenamiento, el suelo se rompe y se hunde a las profundidades en algunos lugares, mientras que otras partes se alza o se mueve de su lugar y se desplaza en forma considerable.

Dado que los terremotos cubren todo el espesor de la corteza terrestre, las aguas del océano contenidas en las depresiones superficiales de la corteza terrestre tendrán que participar en las vibraciones tan pronto como un terremoto afecte a una región submarina o cerca de la costa, de la corteza terrestre; de la misma manera que el agua de una embarcación comienza a moverse cuando un tarro de agua se eleva ligeramente de un lado o es sacudido por los golpes y empujes.

Por lo tanto, no es raro que el agua en alta mar se vea perturbado por grandes espacios, que suba y baje alternativamente en las costas de las islas, que los barcos que navegan por los canales navegables más profundos sufran choques y vibraciones, como si estuvieran en el fondo, etc. Estos maremotos o terremotos de agua, como se les llama acertadamente, no son, por tanto, otra cosa que las vibraciones y los movimientos del fondo marino que se comunican a las aguas del océano, y es de esperar que ocurran en general con mucha frecuencia, porque el mar cubre la mayor parte de la superficie de la tierra y porque no hay ninguna razón para suponer que el movimiento del fondo marino sea menos frecuente que el del continente. En las costas del continente afectados por terremotos, el mar mostrará fenómenos muy similares, porque los temblores no se limitarán, por supuesto, a la tierra [p. 198], sino que también se extenderán en mayor o menor medida al lecho marino cercano.

Después de esta consideración preliminar y general, pasamos a una vista más detallada de los diversos fenómenos y efectos de los terremotos.
---
*1) Un excelente y muy detallado relato de los fenómenos y efectos de los terremotos se puede encontrar en el libro de P. Hoffmann, Vol. II, pp. 308-443. Bögner también dio en su escrito: Das Erdbeben und seine Erscheinungen, Frankfurt 1847, una breve recopilación de los hechos más importantes sobre los terremotos, la primera mitad de los cuales, sin embargo, es sobre todo una impresión literal de la obra de Hoffmann. Importante es v. Hoff's Geschichte der natürlichen Veränderungen der Erdoberfläche, II, Teil, 1824, y la revista von Kries: Von den Ursachen der Erdbeben 1827. Por cierto, en la mayoría de los libros de texto de los terremotos de geognosia se tratan con más o menos detalle. Girard hizo una breve reseña en su tratado: Über Erdbeben und Vulkane (Sobre terremotos y volcanes). Berlín, 1845.

*2) Como se distinguen las rocas eruptivas como rocas volcánicas y plutónicas, dependiendo de si han sido formadas o no con la ayuda de un volcán.

*3) Si, dice Humboldt, uno pudiera tener noticias del estado diario de toda la superficie de la tierra, muy probablemente se convencería a sí mismo de que casi siempre, en algún momento, esta superficie tiembla, que está continuamente sujeta a la reacción del interior contra el exterior. Cosmos, I, p. 218.

Originaltext in Deutsch, Naumann (1850):
p. 193-198

C. Erdbeben und Dislokationen der Erdkruste
§. 62. Begriff und allgemeine Verhältnisse der Erdbeben.

Hier in deutsch


linea 300

Historia de las geociencias
Geología: Dibujos históricos

Literatur Picto
español - deutsch

Terremotos y Sismología
Grietas de un terremoto (Beudant, 1844)
Cambios por terremoto (Beudant, 1844)
Texto: Terremotos, general (Naumann, 1850)
Desplazamiento, terremoto (Lyell, 1872)
Grietas terremoto Kachar (E. Suess, 1875)
Grietas del terremoto (Credner, 1891)
Texto: Formas de terremotos (Credner, 1891)
Terremotos recientes, Alpes (Suess, 1875) 
Distribución terremotos (Kayser, 1912)

Equipos
Sismómetro (Rossmässler, 1863)
Sismómetro (Siegmund, 1877)

próxima página en geovirtual

Listado de Autores
Carl Friedrich Naumann (1864)

Apuntes Geología General

Museo Virtual
listado de épocas / periodos

Taxonomía

Historia de las ciencias de de la tierra
Historia de las geociencias
Historia geología general
Historia paleontología
Historia Geología Estructural
Historia Depósitos Minerales
Historia Minas y Minería
Biografías de los autores

Digitalización del texto:
El libro se digitalizo con camera fotográfica Pentax KRII, OCR, un mejoramiento para PDF se realizo con ABBYY fine Reader [versión 14]. Las hojas finalmente se preparó con Corel Photo Paint para PDF.
Los textos en alemán se adaptó a una ortografía actual.

Extracto del libro Geognosia de Carl Friedrich Naumann (1850):

Naumann, Carl Friedrich ( 1850): Lehrbuch der geognosie. - Vol. 1; 1000 páginas, 306 figuras, Editorial Wilhelm Engelmann, Leipzig
Naumann, Carl Friedrich ( 1850): Lehrbuch der geognosie. - Vol. 2; 1222 páginas, Editorial Wilhelm Engelmann, Leipzig. (Colección W. Griem)

geovirtual - chile: Geología, historia, Atacama, Minería
No se permite expresamente la re-publicación de cualquier material del Museo Virtual en otras páginas web sin autorización previa del autor: Condiciones, Términos - Condiciones del uso
Página anterior en geovirtual.cl Historia de las geociencias en ilustraciones
Geología en textos e ilustraciones históricas
próxima página en geovirtual
Linea en plateada para geovirtua2.cl

www.geovirtual2.cl
Apuntes y geología
Apuntes
Apuntes Geología General
Apuntes Geología Estructural
Apuntes Depósitos Minerales
Apuntes Exploraciones Mineras
Recorrido geológico: Fotos
Colección virtual de minerales
Periodos y épocas
Sistemática de los animales
Módulo de referencias - geología
Historia de las geociencias
Geología en ilustraciones históricas
Índice principal - geología
Museo Virtual e Historia
Entrada del Museo virtual
Historia de las geociencias
Minería en dibujos  históricos
Fósiles en imágenes históricas
Autores de trabajos históricos
Índice principal - geología
---
Región de Coquimbo, Chile
Región de Coquimbo
Historia de la Región Coquimbo
Ferrocarriles (Coquimbo)
Índice de lugares y nombres
---
Imágenes de Chile
Región de Atacama, Chile
Región de Atacama / Lugares turísticos
Historia de la Región
Minería de Atacama
Geología de Atacama, Chile
El Ferrocarril
Flora Atacama
Fauna Atacama
Mirador virtual / Atacama en b/n
Mapas de la Región / Imágenes 3-dimensionales
Clima de la Región Atacama
Links Enlaces, Bibliografía & Colección de Libros
Índice de nombres y lugares
sitemap - listado de todos los archivos - contenido esquemático - Informaciones sitio geovirtual.cl

geovirtual2.cl  / contenido esquemático / Entrada del Museo virtual Historia de las geociencias y minería
Barra basis geovirtual - literatura histórica en las geociencias
© Dr. Wolfgang Griem, Chile - todos los derechos reservados (Mail a Wolfgang Griem Uso de las páginas de geovirtual.cl y geovirtual2.cl)
Publicado: 22.6.2019; actualizado: 22.6.2019
mail - correo electrónico - contacto
Todos los derechos reservados
No se permite expresamente la re-publicación de cualquier material del Museo Virtual en otras páginas web sin autorización previa del autor: Condiciones, Términos - Condiciones del uso.