Atacama virtual
www.geovirtual2.cl

Historia de la minería en Atacama, Chile: Tres Puntas

San Roman: Minas y Geología Tres Puntas

Museo Virtual, Atacama
W. Griem, 2015 - 2017
Carta de Tres Puntas, Atlas 1903

 Literatura: Tres Puntas

deutsch  / español / english

Extractos del libro "Reseña Industrial e Histórica de la Minería i Metalurgjia de Chile" de Francisco San Roman del año 1894. Una descripción de la geología y minería del distrito de Tres Puntas.

Tres Puntas:
Las estratas calcáreas continúan su invariable curso al NE., dejando rastros de su paso en pequeños islotes o cáscaras de rocas pegadas a los cerros o asomando por debajo del aluvión del desierto hasta llegar a chocarse contra las faldas australes de dos pequeños cordones que se atraviesan en el llano lonjitudinal i que recibieron de los mineros los nombres de “El Volcán” i «Tres Puntas».
Objeto de reales o soñados derroteros, ya se sabe cómo vino al fin el acaso a dar con aquellos nuevos emporios de la plata.
No se presenta allí la característica formación en potentes sucesiones de estratas que se divisan a lo lejos con sus siluetas suaves i continuas, sus cortes abruptos i sus fajas, ondeando en las alturas como anchas cintas de colores varios.
En el Chimbero es apenas una protuberancia que asoma entre los matices de rojo oscuro i violado de las areniscas terrosas de una época antigua, pero indeterminada. Asoma una corta extensión de diorita por el sur i contra ella llegan a estrellarse i desvanecerse los mantos calcáreos impregnados de mineral de plata que constituyen aquel poderoso criadero. Rocas euríticas de diversos matices ocupan el resto de la formación.

Extendiendo desde allí la vista sobre la llanura del árido desierto, la atención se fija sobre una altura que se ostenta i destaca como mensajero avanzado al encuentro del viajero que hacia allí se dirije desde todos los rumbos del sur. Es «El Bonete» cerro adusto por sus colores oscuros i su aspecto volcánico, sus ásperos flancos i su cumbre redondeada en la forma que indica su nombre.

Curioso detalle es este hecho que ya dejarnos señalado en Chañarcillo con el cono volcánico de Bandurrias, como testigo de las acciones interiores del p1aneta i vijilante de las riquezas allí encerradas; reproducido también en El Bonete de Tres Puntas; repetido después en Caracoles para servir de guía por las soledades de aquel vasto páramo bajo la misma forma característica en la altura que los primeros exploradores llamaron «El Centinela», i que todavía podríamos referir a un cuarto caso en Esmeralda, respecto del mogote que lleva el nombre de “El Difunto”.
Desde Chimbero, pasando por entre El Volcán i El Bonete, se llega a pocos kilómetros de viaje al terreno en que están las minas de Tres Puntas, sobre formación calcárea en una llanura ondulada. Por el centro, una gran corriente de una diorita porfídica, hermosa roca que puede equivaler a la propilita (1) de Nevada, en Estados Unidos, forma un poderoso dike de cuyos crestones se han desprendido trozos que, redondeados por la acción del tiempo i esparcidos por la superficie, ofrecen el aspecto de un campo sembrado de bloques errantes que hubieran sido depositados allí por los hielos viajeros de la época glacial (2).

La fantasía de los cateadores, impresionada con aquel aspecto extraño, hizo nacer en algunos de ellos la idea de alguna relación de aquellos bloques con los criaderos de la plata i lo tenían en cuenta entre sus signos indicadores de la riqueza.
En las faldas del cerro de Tres Puntas se muestran los bancos de andesitas i tufos traquíticos abigarrados en relación con las estratas calcáreas, entre las cuales se destaca una capa negra que es un verdadero conglomerado de grífeas (3) características del lías trabada por cemento impregnado de betún fósil que despide desagradable olor al ser golpeada con el martillo.
Esta capa fosilífera constituye un horizonte geolójico que se manifiesta también al pie del cerro dc Chañarcillo; i en la mina San Carlos, de la cordillera del Juncal al Carrizo, forma una de las cajas del filón arjentífero.

Como en Ladrillos puede decirse del Chimbero, con mayor razón, i también de Tres Puntas, que la transición desde la rejion superior de las especies cloruradas de la plata hasta la de los sulfuros, ha sido aún más rápida i en muchísimo menos extensión de profundidad que en Chañarcillo.
La mina «Buena Esperanza» i pertenencias anexas del Chimbero resultaron del hallazgo de un crestón de puro cloruro de plata acompañado de gangas calizas, de óxidos ferrujinosos térreos i de someras indicaciones cobrizas de las especies de color verde.

Los descubridores atacaron aquello a tajo abierto i poco tardaron en descubrir que no se trataba de la existencia de un filón único sino de una serie de mantos o vetas manteadas que aquél intersectaba enriqueciéndose así mismo i repartiendo corrientes de mineral por entre los mantos sucesivos hasta considerable distancia de la línea de intersección, distancia que en partes ha excedido de cien metros.
Ningún estudio razonado ni planos ilustrativos de los caracteres jeognósticos de aquel poderoso e interesante criadero han dejado los administradores de aquella mina que tanto abundaron en recursos i dinero sin límites para haber desarrollado un sistema de exploraciones subterráneas que tan fecundo habría sido en los días de la actual decadencia. Allí se sucedieron ingleses, franceses i alemanes, pero de ninguno de ellos hemos podido obtener rastros que nos guiaran con el criterio de la investigación en aquel laberinto subterráneo de criaderos en todas las formas i de labores seguidas a todos los vientos de la rosa náutica (4).

Las rocas euríticas intervienen allí con las estratas calcáreas en capas introductivas, pero distribuyéndose en un orden o según alguna lei que nadie se ha cuidado de averiguar. En todos los tiempos hubo allí ese aire de misterio, de supuestos secretos i de santos tapados que la vulgaridad i la táctica leguleya en la ventilación de los pleitos opusieron siempre al estudio i al jeneral conocimiento de las condiciones i singularidades de cada asiento minero, lo que tan enseñadora experiencia i tan útiles obras de información i consulta pudo habernos dejado.
En poco más de cien metros de profundidad, la nomenclatura del manto de las AA, de las BB, i de las MM, en la serie de capas metalíferas, había agotado el alfabeto de las lenguas, distinguiéndose con el nombre de Manto San Juan de Dios el que más millones arrojó a la circulación de la fortuna pública de Chile.

A tan somera profundidad, ya nada se sabía del porvenir de aquel opulento depósito: la veta Buena Esperanza, en su regular formación i ordinarias dimensiones de corrida i potencia, no fue objeto de investigaciones en hondura después que la interposición de un caballo de piedra la separó en dos grupos rellenos solo del jeneroso carbonato de cal, pero sin beneficio de costeo; ni se siguieron exploraciones en la horizontal sobre ella ni sobre los mantos en busca de alguna solución que tan importante pudo haberse encontrado buscando las correlaciones estratigráficas o de panizos minerales entre el Chimbero i Tres Puntas.
Como lazo de unión entre ambos puntos, se desarrolla la formación calcárea en el cerro del Volcán, en la mina del mismo nombre, i por otro lado en la San Pedro Nolasco, en la Republicana i en las ricas guías de la Barcelonesa, con la inseparable roca verde eruptiva i los granates metamórficos de Chañarcillo.

En Tres Puntas abren los filones sobre el terreno apenas ondulado o en la superficie, pero presentándose firme la formación estratificada en hondura.

Las rocas eruptivas han producido allí accidentes más perturbadores i profundos que en Chañarcillo, arrastrando a las vetas en su curso i dislocándolas fuertemente. Así el filón de la corrida de la “Juana”, «Salvadora» i «Al fin Hallada" corre recostado i estéril contra el muro oriental del dike diorítico; se enriquece al atravesar la formación estratificada calcárea cambiando al mismo tiempo de dirección; se empalma con otros filones o chorros de carbonato de calcio o sulfato de bario que lo enriquecen más aun, i hace de esta manera, de un accidente a otro, ángulos que imprimen a su curso la forma de zig-zag.
El grueso de la formación estratificada no parece considerable allí, pero los trabajos en la Al fin Hallada sostuvieron la extraordinaria producción de plata nativa i de minerales puros mientras duró aquélla, sin interrupción hasta los 130 metros verticales i en un trecho horizontal que abrazó hasta 150 metros.

Siguiese con buenas expectativas de continuidad por 170 metros más a cuya hondura se interpuso un dike o chorro dentro del cual, deshecha la veta, no se continuó la perforación, abandonándose entonces las exploraciones hasta el día de hoi i quedando así por resolver uno de los problemas subterráneos más acariciado por la fe i constancia de los mineros copiapinos.
Numerosas otras minas de Tres Puntas, como la «Victoria», «Lautaro», «San Rafael» i otras, todas ellas ricas dentro de las primeras honduras, i labradas sobre filones de diferentes rumbos i con caracteres más o menos análogos, han sido abandonadas también sin haber resuelto las dudas de la continuidad de sus beneficios en nuevas rejiones.

Criaderos de otro caráter, en rebosaderos, como la «Gallofa», i en sucesiones de mantos, como la «Luz del Pilar», no han sido objeto de reconocimientos que podrían descubrir nuevos i fecundos terrenos de explotación.

Ascendiendo a cierta altura por la falda del cordón de las Tres Puntas, se encontró el manto que llevó el nombre de «San José», situado al pie de un morro diorítico i el cual fue estudiado especialmente por el distinguido injeniero jeólogo don Lorenzo Sundt durante nuestras exploraciones del desierto de Atacama. Describe allí una dislocación del terreno que hace aparecer un resbalamiento de la caja exterior del manto mineral en una vertical de 40 a 50 metros, produciendo la consiguiente discontinuidad en los planos de la estratificación i atribuye el broceo de las ricas condensaciones de plata nativa que allí tuvieron lugar a la interposición de la diorita, dentro de cuya roca es jeneral la esterilidad de los filones.

 

Los textos originales fueron digitalizados, transformados a ASCII redactados y traducidos  por Dr. Wolfgang Griem.

Ruinas de Tres Puntas en Atacama, Chile
Ruinas de Tres Puntas en la Región de Atacama en 2008
Minería en ilustraciones históricas

Minería de Atacama
Historia Atacama

Picto-Literatura-Atacama

Listado de los distritos
Minería entre 1830-1920
Chañarcillo
Tres Puntas

Pueblo, Cementerio
Buena Esperanza, Cobriza
Cronología de Tres Puntas
Treutler: Vida Tres Puntas
Treutler: Bar de Tres Puntas
Treutler: Interior Salvadora
Treutler: Situación laboral
Treutler: Minería Tres Puntas
Treutler: Terremoto Tres Puntas
Treutler: Accidente Tres Puntas
Simonin v/s Treutler
San Román: Tres Puntas
Carta minero de Cornwall
Philippi en Tres Puntas
Philippi: Descripción Tres Puntas
Philippi: Historia Tres Puntas
Cartas sector Tres Puntas
Listado minas de Tres Puntas
Estadísticas de Tres Puntas

Cerro Blanco
Lomas Bayas
más lugares ...

próxima página en geovirtual

Minería de Atacama
Minería entre 1830-1920
Listado distritos de Atacama
Chañarcillo
Tres Puntas
Carrizal Alto
Cerro Blanco
Lomas Bayas
Cabeza de Vaca

Francisco San Román
Descripción Tres Puntas
Descripción Puquios
Carrizal Alto
Cerro Blanco y Jarilla (Bronces)Cachiyuyo de Llampos,
Inca e Isla
Lomas Bayas

Personajes de Atacama
Literatura

Paul Treutler (1851)
Intro Treutler en Atacama
Paul Treutler en Copiapó
Paul Treutler en Caldera
Viaje en Ferrocarril por P. Treutler
Accidente ferroviario en 1853
 Treutler en Tres Puntas
en Salvadora (Tres Puntas)
accidente en Tres Puntas
carta de Atacama
Terremotos  (general)
Terremoto en Tres Puntas, Atacama

TREUTLER -SIMONIN, comparación
Paul Treutler
Comparación total

Visitantes de Atacama
Listado de Visitantes
R.A. Philippi en Atacama
Paul Treutler en Atacama
Charles Darwin, Atacama (1835)
Ignacio Domeyko y Copiapó
Kunz en Copiapó
Hugo Kunz en Chañarcillo
Gilliss Mineros en Chañarcillo

Información adicional
Cronología histórica de la Región
Minería de Atacama
El Ferrocarril en Atacama
Cartas y Mapas de Atacama
Cartas históricas de Atacama
Listado de personajes de Atacama


Literatura:
• San Román, Francisco
(1894): Reseña Industrial e Histórica de la Minería i Metalurgjia de Chile. - Santiago de Chile, Imprenta Nacional, Moneda 73; 501 páginas. (Colección W. Griem)
• Orrego, A., Orrego, L., Silva, C., Montaner, R. & Tornero, J. (1903): Chile, Descripción física, política, social, industrial y comercial. - 308 página; Ed. Carlos Tornero, Libreria C. Tornero, Santiago de Chile. (Colección W.Griem).

No se permite expresamente la re-publicación de cualquier material del Museo Virtual en otras páginas web sin autorización previa del autor: Condiciones - Términos, Condiciones del uso.

Página anterior en geovirtual.cl

Minería de Atacama
Historia de la Región Atacama - Recorrido turístico: contenido

próxima página en geovirtual

 

Linea roja
Índice de nombres y lugares

 

www.geovirtual2.cl

Apuntes y geología
Apuntes
Apuntes Geología General
Apuntes Geología Estructural
Apuntes Depósitos Minerales
Apuntes Exploraciones Mineras
Periodos y épocas
Módulo de referencias - geología
Índice principal - geología

Museo Virtual e Historia
Entrada del Museo virtual
Recorrido geológico
Colección virtual de minerales
Sistemática de los animales
Historia de las geociencias
Minería en dibujos  históricos
Fósiles en imágenes históricos
Autores de trabajos históricos
Índice principal - geología
---
Imágenes de Chile - Atacama

Región de Atacama, Chile
Región de Atacama / Lugares turísticos
Historia de la Región
Minería de Atacama
Geología de Atacama, Chile
El Ferrocarril
Flora Atacama
Fauna Atacama
Mirador virtual / Atacama en b/n
Mapas de la Región / Imágenes 3-dimensionales
Clima de la Región Atacama
Links Enlaces, Bibliografía & Colección de Libros
Índice de nombres y lugares

sitemap - listado de todos los archivos  - contenido esquemático - Informaciones sitio geovirtual.cl



geovirtual2.cl /contenido esquemático / Entrada del Museo virtual / Historia de la Región Atacama / Minería Atacama

Barra bajo: Historia de la minería de Atacama, Chile
© Dr. Wolfgang Griem, Chile - todos los derechos reservados  (Mail a Wolfgang Griem Uso de las páginas de geovirtual.cl y geovirtual2.cl)
Publicado: 24.2.2015, modificado: 2.1.2017, 13.8.2017, 13.8.2017
Mail a Wolfgang Griemcorreo electrónico, contaco
google perfil Wolfgang GriemWolfgang Griem en: Google+
Ver el perfil de Wolfgang Griem en LinkedInVer perfil Wolfgang Griem
Todos los derechos reservados

No se permite expresamente la re-publicación de cualquier material del Museo Virtual en otras páginas web sin autorización previa del autor: Condiciones, Términos - Condiciones del uso.
Validaciones:
Valid XHTML 1.0 Transitional ¡CSS Válido!